Logo ComMadrid

Ruta de los Miradores

Descripción de la ruta

Es el mismo recorrido que la ruta  del Puerto de La Linera. Al llegar al pinar y pasar la reja canadiense para el ganado hay que tomar la pista que sube a la izquierda. Pasada la segunda revuelta en unos 500 m aproximadamente el camino se bifurca, pero esta vez tomaremos la pista que sale a la izquierda en revuelta. La pendiente es muy fuerte en este tramo hasta la primera revuelta. Llegando a la segunda revuelta y nada más pasarla hemos de fijarnos en un sendero que sale a la derecha y que formaba parte de la red de los antiguos caminos de herradura con los que se repobló el monte con pinos después de la Guerra Civil. Dejamos la bici en un lado y andando en no más de 200 m llegaremos al primero de los miradores: El Cancho del Águila. Dejando a la izquierda una nava , (en la Ladera del Duque), con un manantial, del que rara vez podemos acopiar agua debido a que está pisoteado por el ganado, llegamos al más alto de los 3 roquedos ya que es el que tiene mejores vistas al valle de Los Robles y El Cancho Litero, enmarcado por las laderas del Montarrón, Redondillo, Los Toconosos, Linera y Peñamuñas. Vale la pena hacer una parada y extasiarse con la soledad y belleza de estos parajes. Volvemos a por la bici al camino y seguimos la ascensión ya más suave hasta el segundo mirador: El Cancho de La Zorra. Este será el punto más elevado de nuestra ruta. Lo encontraremos a la izquierda del camino y será inconfundible su silueta: un enorme pedrusco al que podremos trepar con cuidado y contemplar desde allí casi todo el valle del Lozoya resguardados por el cerro de La Mesilla a nuestra espalda. Comenzamos a bajar siguiendo la pista tomando el primer desvío a la izquierda que nos lleva hacia el Valle del Chorro de San Mamés. Encontraremos otro cruce donde tomaremos el camino que sigue de frente y que en unos 500 m nos lleva al tercer mirador de la ruta:  Cabezo de TejonerasDesde aquí podremos observar el valle más en detalle: a nuestros pies el Bosque de robles de Tejoneras, a la derecha San Mamés, Navarredonda y el collado de La Cruz. Pinilla de Buitrago y el Embalse de Riosequillo. Más a la izquierda El Barrio de Los Llanos, Villavieja, Buitrago y  Gandullas con sus imponentes antenas de telecomunicaciones. Desandamos el trecho hasta el último cruce y ahora seguimos bajando a la izquierda hasta la casa forestal del Leñador en una fuerte pendiente. Desde la casa ya a campo abierto alcanzamos otro desvío que dejamos a la derecha que nos llevaría a San Mamés. El resto de la ruta ya no tiene pérdida, ya que la pista nos lleva hasta el depósito de agua de Villavieja desde donde regresamos al pueblo sin problemas.

A tener en cuenta

Casi no hay fuentes de agua en todo el recorrido, con la excepción de la fuente que hay en el prado de la Ladera del Duque y de la que es difícil beber.  La única fuente de la que podremos beber con confianza es la que encontraremos un poco antes de llegar a la casa forestal del Leñador y que está restaurada. Encontraremos algunos chorrillos pero no es recomendable beber ya que aguas arriba pasta el ganado. Al no estar señalizada la ruta hay que estar atento a las indicaciones de esta ficha para no perderse. Hay numerosas pistas y pueden llevarnos lejos de donde queremos ir después de una larga bajada. No ha sido la primera vez que alguien acaba en los pueblos vecinos.  El tramo desde la casa del Leñador hasta el cruce con el camino que baja a San Mamés se encuentra en mal estado y con mucha pendiente por lo que bajaremos con precaución y sin olvidarnos del casco protector.

Valores

En zona de pinares abundan  varias especies de águila. No es difícil avistar Buitres sobrevolando las laderas y cumbres. Se recomienda llevar unos prismáticos para deleitarse con los paisajes desde las alturas y observar bien a las rapaces. En las zonas bajas abunda el cuco, mirlo, rabilargo, arrendajo y en primavera y comienzo del verano la oropéndola, cuyo macho anima mucho el campo con su llamativo color amarillo. El pito real y el picapinos nos anuncian su presencia con su característico repicar en los troncos de los árboles. Abundan también los paseriformes. Si vamos en silencio no es difícil avistar en el Cabezo de Tejoneras algún corzo o incluso jabalíes.

Opciones de la ruta

Al bajar hacia la casa del Leñador, en la tercera revuelta sale una senda bien marcada que nos conduce en unos 15 minutos al Chorro de San Mamés. Hay que dejar la bici en un lado de la senda ya que es un recorrido para hacer a pie. Otra opción si vamos con fuerzas es bajar hacia San Mamés por la pista que sale a la derecha pasada la Casa del Leñador y en unos 500 m nos lleva a la granja-quesería Santo Mamede, donde podremos avituallarnos de productos biológicos típicos de la zona, (miel, queso, carne, huevos de corral, etc). Eso sí, después debemos remontar de nuevo el repecho hasta la ruta que nos lleva de nuevo a Villavieja o bien volver por la carretera si ya andamos sin fuerzas. Todo ese recorrido desde la granja es de descenso.

Montañas - Villavieja del Lozoya